Conecta con nosotros
logo

Rincón de Dubo

Esos entrañables murcianicos…

Esos entrañables murcianicos…

  • Dubo
Comparte en tu red social favoritaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this pageShare on LinkedIn

Paco y Manolo, Manolo y Paco, son esos entrañables murcianicos que llegaron a Cartagena hace escasos dos años y medio acompañados por Deseado Flores para rescatar a un FC Cartagena que se debatía entre la vida y la muerte. La salud del club era crítica, la entidad agonizaba y junto a ella sus aficionados más sentidos. Pero ellos, esos entrañables murcianicos, fueron los únicos dispuestos a apostar al todo o nada por un proyecto en el que sólo ellos creían, un proyecto que sólo ellos pensaban que podían hacer grande. Parecía una osadía y además eran de Murcia, algo querrán -pensaron muchos-, no es normal que estos barrigas verdes quieran venir ahora de salvadores a Cartagena, ojito con ellos…


Al igual que Martes y Trece empezaron siendo un trío y acabaron como dúo. El amigo Deseado no pudo ocultar lo que verdaderamente le tiraba y acabó dónde su corazón honestamente le dictaba que tenía que estar, y lo veo correcto, ya cuando estaba aquí se le notaba incomodo, aún así, desde aquí quiero mostrarle mi agradecimiento por ser parte de esto. Pero al parecer con Paco y Manolo, esos entrañables murcianicos, sucedió algo extaño, y es que acabaron cogiéndole un cariño insospechado al Efesé, cariño que me atrevería a decir que se ha tornado en amor incondicional con un toque de irracional. Se involucraron tantísimo en el proyecto, se lo tomaron como algo tan personal, que día a día están superando con creces las expectativas más optimistas que jamás hayamos podido imaginar.

Paco y Manolo son esos entrañables murcianicos que han sacrificado horas de su vida personal por sacar adelante el proyecto del FC Cartagena. Paco y Manolo son esos entrañables murcianicos que no se conforman con haber salvado al equipo de la desaparición sino que cada día que pasa se ponen metas más y más ambiciosas. Paco y Manolo son esos entrañables murcianicos que, como enamorados irracionales, a veces nos sorprenden con respuestas viscerales en redes sociales –siempre en defensa de su amado Efesé- que se corresponden más a ellos como personas, como enamorados de su proyecto, que como directivos (se lo perdonamos). Paco y Manolo son esos entrañables murcianicos que, gracias a su soberbio trabajo y a su incesante dedicación, han situado al FC Cartagena donde nadie lo había hecho jamás en los 25 años de historia del club, y no me refiero a la categoría deportiva que ostenta sino a la salud como club y al estatus como entidad.

Don Francisco Belmonte Ortiz y Don Manuel Sánchez Breis, esos entrañables murcianicos a los que deberíamos estar eternamente agradecidos pase lo que pase en el club de aquí en adelante, se ascienda o no se ascienda, nos han demostrado que su trabajo siempre será en beneficio del club y de la ciudad, se han ganado a fuerza de constancia y buen hacer la confianza de aficionados, políticos y tejido empresarial. Paco y Manolo, Manolo y Paco, esos entrañables murcianicos a los que cualquiera que se atreva a criticar su esplendida gestión debería, de corazón, hacérselo mirar.

Esos entrañables murcianicos han conseguido que en el FC Cartagena se convoque una rueda de prensa de carácter urgente para anunciar novedades importantes en el futuro del club y que nadie dudara de que la noticia fuera a ser buena. No me quiero imaginar la convocatoria de esa misma rueda de prensa hace tres, siete o quince años… ¡nos echábamos a temblar!

En definitiva, Paco y Manolo, Manolo y Paco, gracias por haber hecho crecer al club tantísimo en poco más de dos años. Estoy seguro, y creo que gran parte de la afición opina igual, de que lo que queda por venir será aún más grande. Estamos tranquilos con vosotros al frente del proyecto, os habéis ganado la confianza de todos.

Paco y Manolo, esos entrañables murcianicos que tuvieron que cruzar el Puerto de la Cadena porque aquí, en Cartagena, ningún cartagenero de esos que se dan golpes en el pecho tuvo los santos cojones de subirse al barco cuando este prácticamente se hundía. Por eso y por muchas otras cosas, GRACIAS MURCIANICOS!!!

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Rincón de Dubo

cmvc970x90