Conecta con nosotros
logo

Butaca Libre

El Jefazo

El Jefazo

Comparte en tu red social favoritaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this pageShare on LinkedIn

Está bastante claro: Mascherano y Ceballos. ‘Jefecito’ y ‘Jefazo’. Sobran las palabras…

C: Capitán.

Son pocos los jugadores que pueden presumir de llevar un brazalete cosido al brazo como parte de su camiseta. Igual que Mariano Sánchez, el penúltimo, Ceballos lo ha conseguido. Mandó dentro y fuera del campo siendo ejemplo a seguir para aficionados y compañeros. Un privilegio que está al alcance de los que nacen para ello.

E: Entrega.

Se podrá analizar su juego de mil maneras, cada aficionado tendrá la suya, aunque nadie podrá cuestionar su entrega. Lo dejó todo, y más, en el césped mostrando su total compromiso con la camiseta y el escudo. En un fútbol tan desnaturalizado es algo que sorprende y se agradece.

B: Batalla.

Muchas. Muchísimas. En todas estuvo en primera línea de juego luchando desde la trinchera y sudando sangre. En el peor momento, a punto de descender a Tercera, fue el primero en demostrar a afición y compañeros que él estaba allí y no iba a permitir que el equipo acabara hundido en la miseria a la que les habían llevado los dirigentes.

A: Alma.

Seguirá revoloteando por la banda derecha del Cartagonova durante muchos años, acompañando a los jugadores que la recorran. Su espíritu estará ahí lo que queda de temporada y para siempre. Y la sentiremos, y la necesitaremos, y la recuperaremos algún día.

LL: Llorar.

Su hasta luego nos deja unas lágrimas que cada aficionado sentirá por dentro y por fuera. Imagino que para él también, no hace falta preguntar.

O: Orgullosos.

Orgullosos de haberlo tenido en nuestro equipo y orgullosos de su profesionalidad. El último Mohicano, el último de una raza en extinción, el gran e incansable guerrero que guía al resto, desde los que se rindieron al principio hasta los que necesitaban un líder al que seguir.

S: Sergio J.

Deja un legado y deja un discípulo. Su obra, quizás inacabada, continuará…

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Butaca Libre

cmvc970x90