Conecta con nosotros
logo

Butaca Libre

Cerrando filas

3 partidos. 2 de ellos en casa. 9 puntos. Primeros del grupo con 2 puntos de ventaja sobre el segundo y 4 sobre el tercero. ¿Quién no hubiera firmado esto cuando comenzó la liga?

Pues en esa tesitura nos encontramos después del desastre de 2015, de la temporada de transición de 2016 y del “casi ascenso” del año pasado. Este puede ser nuestro año. De hecho, este debe ser nuestro año. Un club económicamente estabilizado, viable y que cumple rigurosamente en sus pagos (quien lo diría no hace mucho). Un club que a nivel de gestión ha crecido exponencialmente en un par de temporadas. Un club que explota sus ingresos publicitarios incluso muy por encima de las temporadas que estuvo en Segunda A. Un club que empieza a ser respetado por cómo se hacen las cosas. Un club que poco a poco se va integrando en la ciudad, tanto social como empresarialmente. Un club que por fin ha empezado a dar los pasos que muchos pedíamos para trabajar y tener su propia cantera, tan necesaria. Un club que ha consolidado una masa social de casi 7.000 abonados, muchos de ellos jóvenes y muchísimas mujeres, cuando en años anteriores en esta categoría parecía un reto inalcanzable llegar los 5.000 abonados.

En definitiva, un club que está haciendo todo lo que se debe hacer para gracias a esa estabilidad y tranquilidad que se respira en torno a él y gracias a esa buena gestión en casi todos los ámbitos (siempre hay un “pero”, pero es indudable que ahora no toca), está cumpliendo con todos los requisitos para dar el tan ansiado salto de categoría.

Solo falta lo principal: que entre el balón en la portería. Si, cierto, pero para conseguir que eso pase se pueden trabajar muchas variables externas que al final, de manera más o menos importante, influyen en el resultado final: esa estabilidad que se respira en el entorno del club; ese apoyo de la ciudad, del Ayuntamiento y de los empresarios; los aciertos en los fichajes y contar con un banquillo de suplentes que puedan aportar cuando son necesarios; una prensa que apoye el proyecto; seriedad en los pagos a la plantilla; una directiva que sepa estar y lanzar el mensaje de tranquilidad y positivismo en todo momento, sabiendo lavar los trapos sucios dentro de casa; y por último, una afición que sepa que ha llegado el momento de la verdad y que es momento de sumar, apoyar y ayudar a conseguir el objetivo. Entre todos, seguro que es más fácil.

¿Qué hay cosas que pueden no gustarnos o convencernos? Pues es probable. ¿Qué habrá quien no le guste el entrenador o como juega el equipo? Pues seguro. ¿Qué hay quien le pone peros a no seque? Pues también. Pero, ¿qué todos queremos ascender? ¡Pues claro que sí!, pijo. Pues ese es el camino a tomar ahora mismo. Nos olvidamos de todo lo malo, de todo lo negativo, de todo lo que no aporta y nos planteamos en ayudar a conseguir ese objetivo poniendo nuestro granito de arena.

¿Cómo? Pues por ejemplo aplaudiendo al equipo este domingo. No pitando si pasan los minutos y la cosa no va muy bien. Ayudando a crear ese ambiente positivo que ayude al equipo y a todos a creer que lo tenemos cerca…

Que si, que lo tenemos muy cerca. Un ejemplo, si ganamos los próximos 5 partidos (e incluso menos), estamos en segunda A. Uff, ¿a que suena bien?

¿Recordáis el día del ascenso en Alcoy? La piel de gallina, la emoción en aquel submarino celebrándolo. Los niños con la cara pintada de blanquinegro…. Pues eso podemos repetirlo este año. Y sí, estamos muy cerca. Ayudemos todos a conseguirlo.

Tatatata… Te quiero Cartagena.

Pencho Angosto

Abonado nº 30 FC Cartagena

2 Comentarios

2 Comments

  1. Avatar

    Herrero

    24 abril, 2018 a 13:06

    Grande Pencho

  2. Avatar

    Pedro n.

    25 abril, 2018 a 08:44

    Muy bueno. Totalmente de acuerdo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Butaca Libre

cmvc970x90