Conecta con nosotros
logo

Opinión

OJOS ENSANGRENTADOS

El poder de la mirada es incalculable. Hay miradas que hablan por sí solas: las hay que transmiten alegría, felicidad, entusiasmo, optimismo, viveza; también hay otras que enternecen, apasionadas, que enamoran, que te hacen perder el sentido, pero en ocasiones sucede todo lo contrario, nos encontramos con miradas desafiantes, firmes, que pueden fulminarte en milésimas de segundo, miradas que retan al oponente a entablar con fervor la contienda para darlo todo en ella, miradas que transmiten escalofríos y  que convergen hacia el ámbito de la inseguridad, de la vacilación, de la duda o inestabilidad…Son esas miradas que un amigo extrapoló al verde futbolístico como miradas con “ojos ensangrentados”.
El próximo domingo, en el municipal Cartagonova, el FC Cartagena se juega la temporada. No hay otra vía ya para el equipo de la trimilenaria: GANAR, GANAR o GANAR. El equipo albinegro, tras el infortunio de la primera tentativa (y de cuyo nombre ya no quiero acordarme), tiene una segunda oportunidad que le ha sido otorgada por ser el campeón de su grupo en la fase regular, y oigan, aunque muchos renieguen -a veces de manera inconsciente- de ella, es tan válida como la primera para conseguir el objetivo marcado, y a buen seguro que, ni más ni menos que 70 equipos de la categoría, se cambiarían a ojos cerrados por la situación del equipo portuario.
Saldado el envite de Barreiro con “gafas” en el electrónico, el bloque dirigido por Monteagudo tiene la misión de saltar al cuadrilátero cartagenero con la firme decisión de superar este nuevo obstáculo en el camino hacia LaLiga123,  y debe demostrar frente a sus incondicionales que es merecedor de seguir luchando por dar el salto de categoría, por lo que desde el minuto cero, debe de hacer percibir a los integrantes del conjunto vigués, a través del lenguaje corporal y ocular, esa rabia deportiva que te da un plus en actitud y confianza que puede marcar la diferencia.
Por todo ello cuando los jugadores salten el domingo al terreno del Cartagonova para competir por la opción de gloria o ostracismo deportivo, espero y deseo ver en los gladiadores cartageneristas esas miradas con “ojos ensangrentados” que comuniquen a sus  adversarios  en el contacto cara a cara previo a los instantes iniciales del choque,  quien se juega verdaderamente más en esos noventa minutos -para el filial celtiña no ascender no sería un fracaso, puesto que su cometido es surtir de efectivos al primer equipo, pero para los albinegros, tras el primer puesto en la competición doméstica, rotundamente sería un descalabro-.
La hinchada efesista seguro que jugará también un papel importante en este duelo. Seguro que vendrá predispuesta a arropar al equipo y con la firme intención de “despertar a la bestia”, pero es tarea, principalmente de cuerpo técnico y jugadores, de salir a defender la blanquinegra al 1000 x 1000 en cada acción, de echarle huevos y luchar cada acción hasta hacer desfallecer al equipo gallego.
Es la hora de sumar entre todos.
Somos CARTAGENA. Somos EFESÉ ¡A por ellos!

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Opinión

cmvc970x90