Conecta con nosotros
logo

FC Cartagena

Así es el Real Madrid Castilla

Era el rival que ninguno de los segundos clasificados quería, y es que solo su nombre ya impone. El filial del Real Madrid es un conjunto histórico, con un total de 22 temporadas en la Segunda División, más que en la categoría que ocupa actualmente. Se trata de un club con una estructura mastodóntica, piramidal desde las bases más jóvenes hasta el pequeño filtro de quienes acaban llegando al primer equipo.

Estadísticas del Real Madrid Castilla durante la temporada 2018-19.

El segundo conjunto en importancia de la entidad de la Castellana ha realizado una temporada más que notable. Nunca ha estado situado en primera posición, pero durante gran parte de la liga ha sido equipo de play-off (25 jornadas) y su peor clasificación ha sido la séptima posición en las jornadas 3 y 22.

Los de Manolo Ruiz, que hasta la jornada diez fueron dirigidos por Santiago Solari, han sido bastante regulares. Con 65 puntos, son el segundo cuarto con más unidades sumadas tras el Badajoz, con 66. Pelearon hasta la penúltima jornada por un liderato que, no obstante, jamás tuvieron cerca.

Posición que ha ocupado el Real Madrid Castilla durante la liga. En azul, semanas que estuvo en play-off (25).

Su mejor racha de la temporada queda ya lejos: ganaron cuatro partidos de forma consecutiva entre las semanas 4 y 7. La peor vino justo después, obtuvieron un 2/12 entre la 8 y la 11. Ha sido la única vez que han perdido dos partidos consecutivos. A partir de ahí, han mostrado una irregularidad impropia de un filial que les ha llevado a alcanzar las posiciones de privilegio de forma relativamente cómoda.

Han anotado la friolera de 62 goles (1,63 por partido) en la liga, siendo el conjunto más anotador de su grupo, cinco por encima del Atlético de Madrid B y 13 del Fuenlabrada, líder. Sin embargo, su defensa no ha rendido a un nivel tan alto: 45 tantos (1,18 por partido) han recibido, más que el Salmantino (12º) y solamente 3 menos que el Celta B (16º).

Gráfica de puntuación del Real Madrid Castilla.

En casa han sido el quinto mejor equipo de su grupo, sumando hasta 40 puntos, con 30 goles a favor y 15 en contra. Sin contar su partido de la jornada 38, casi intrascendente, donde cayeron frente al Pontevedra, solo otros dos equipos han podido derrotarles en el Alfredo Di Stefano: el Atlético de Madrid B (1-3) y el Fuenlabrada (0-1). Otros cuatro equipos se han llevado un punto de allí: el Salmantino (1-1), la Ponferradina (0-0), la Cultural Leonesa (2-2) y el Internacional de Madrid (1-1). Han recibido gol en 10 de los 19 encuentros que han disputado como locales.

Fuera de casa, a pesar de haber sido bastante peores que como locales, han logrado llegar a la cuarta posición de esta tabla ficticia, sumando 25 puntos, merced a 6 victorias, 7 empates y seis derrotas, con 32 goles a favor (curiosamente, más que en casa) y 30 en contra. Además, solamente se quedó sin anotar en 3 partidos, dato importante de cara a un play-off.

Contra los equipos de la baja de la tabla han sido un martillo pilón: de los partidos que han jugado contra los cinco últimos han ganado siete, han empatado dos y solo han perdido uno (4-3 en casa del Deportivo Fabril). Además, todos los duelos en casa los ganaron.

Sin embargo, contra los de arriba no han dado tanto la cara, especialmente en Valdebebas. Solo obtuvieron dos puntos de doce contra los cuatro rivales que completaron el TOP-5: perdieron contra Fuenlabrada y Atlético B y empataron contra Cultural y Ponferradina.

Fuera de casa los números fueron bastante mejores, especialmente en clave play-off. Dieron la sorpresa en el Reino de León, lograron empatar en Fuenlabrada (0-0) y en el Cerro del Espino (2-2) y solo perdieron en Ponferrada (3-2).

Números contra los equipos de la parte alta de la tabla


Así juega el Real Madrid Castilla.
Los blancos han propuesto durante la temporada diferentes esquemas de juego, aunque el más repetido en las últimas fechas es el 1-4-2-3-1.

Así formaron contra el Coruxo, en un partido clave para la consecución del play-off (jornada 36, 3-0). El once de esta semana será similar.


La plantilla del Real Madrid Castilla contiene una constelación de jugadores de una calidad técnica deliciosa y con una juventud despampanante: ninguno de ellos supera los 22 años de edad. Se trata de un equipo con anhelo de ser poseedor del balón, pero que, en algunas ocasiones, pierde el control de los partidos y sufre especialmente contra equipos que tienen una transición defensa-ataque rápida. Tienden a presionar en zona alta, aunque sus rivales han superado la primera línea con relativa facilidad y han provocado balances defensivos deficientes.
Tiene futbolistas velocísimos al contragolpe, faceta en la que son muy peligrosos. De hecho, tratan de recuperar lo más alto posible con el objetivo de contactar rápido con los tres malabaristas de la línea de tres cuartos de cancha, los más imaginativos y peligrosos. Gracias a su excelente toque de balón, pueden saltar líneas de presión rivales con pases fantásticos e impropios de la Segunda División B.
El guardameta titular indiscutible es Luca Zidane. Conocido mundialmente por ser el hijo del entrenador del Real Madrid Zinédine Zidane, todos los focos estarán puestos sobre él en esta eliminatoria, pues en la 2019-20 formará parte de la disciplina del primer equipo. Ha ido de menos a más en la campaña, realizando paradas salvadoras y tirando de puros reflejos en los últimos partidos de la liga.
Poseen una defensa claramente desbalanceada donde Fran García, lateral zurdo, tiene la voz cantante en tareas ofensivas. Es un jugador rapidísimo, con habilidad con el balón, pero con ciertas lagunas defensivas aún propias de su juventud (19 años). Le han acompañado en los últimos partidos en el eje de la zaga Hernando y el capitán Javi Sánchez, futbolista con mucha personalidad encargado incluso de lanzar los penaltis. En el flanco diestro juega Dani Fernández, lateral más comedido.
Tras la lesión del cruzado del moratallero Alberto Fernández, Calderón y Ayoub, ex del Rayo Majadahonda, han compartido el doble pivote en los dos últimos partidos. El primero apenas había tenido protagonismo, pero parece haberle quitado el puesto a Jaume Grau. El segundo también ha subido muchísimo su participación en este final de campaña tras una primera vuelta donde solo jugó tres partidos. Ha sustituido a Seoane, jugador algo más creativo pero con menos corpulencia que el marroquí.
Son dos mediocentros posicionales, especialmente el segundo, con cierta dificultad a la hora de girar pero con una agilidad mental deslumbrante.
La línea de tres que tienen por delante es, con toda probabilidad, el argumento competitivo más desequilibrante del conjunto y lo que les ha permitido y les sigue permitiendo realmente soñar con llegar a cimas altas en esta temporada.
Antonio Fidalgo, extremo izquierdo, es un futbolista de una categoría superior. Diestro cerrado, parte desde la cal, pero tiene una tendencia innata a irse hacia dentro superando rivales. Suele acudir a zonas interiores para tener contacto con la pelota cuando está pasando algo más desapercibido durante el partido.
En la zona derecha se está colocando en los últimos partidos Jorge De Frutos, ex jugador del Rayo Majadahonda. Comenzó siendo suplente, pero ha realizado una segunda vuelta excepcional. Desequilibrante, ágil y encarador, suma a su exquisito perfil técnico unas cifras goleadoras más que interesante (5 en la segunda vuelta, 7 en total).
Cristo González, que ha jugado de nueve durante gran parte del año, viene trabajando en la mediapunta en este final de temporada. Se trata de la máxima amenaza anotadora (20 tantos), pues ha sido pichichi del Grupo 1. El tinerfeño de 21 años, en su segunda temporada en la disciplina merengue, ha doblado las cifras de su primer año, donde hiciera once y se ha convertido en un ariete más peligroso, mejorando sus registros. Buen rematador con ambas piernas, es atrevido a la hora de disparar no importa la distancia y tiene una excelente confianza en su pie diestro.

Cristo González celebra un gol. Foto: realmadrid.com


Completa el once Dani Gómez. El joven y ágil delantero centro de Alcorcón ha ido también de menos a más y ha acabado completando una campaña notable. 6 goles en la segunda vuelta, además de haber sido el complemento ideal de Cristo González, le avalan. Apenas ha jugado 1.300 minutos en la liga, por lo que llega fresco y preparado de sobra para ser desequilibrante.
En resumen: un equipo insultantemente joven, competitivo, con muchísima calidad técnica, con una enorme capacidad de generar ocasiones de gol, pero con problemas defensivos evidentes, especialmente contra los equipos que le han superado en la tabla. Veremos si el Cartagena es capaz de aprovecharlos.
 

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más FC Cartagena

cmvc970x90