Conecta con nosotros
logo

BlogEfesista

To er mundo é güeno

To er mundo é güeno fue una sucesión de bromas captadas mediante técnica de cámara oculta en la que ciudadanos anónimos mostraban su ingenuidad, al picar con las jugarretas más surrealistas imaginadas, a las que dio forma de película el genial Manuel Summers. El director recurrió a la hoy común táctica de grabar a personas anónimas sin darse cuenta para que sean las protagonistas involuntarias de un sinfín de divertidas bromas, que resultó un increíble éxito en el mundialístico año 1982.

El Efesé 2018/2019 cayó sin remisión hace un par de semanas en Ponferrada. Antes ya lo había hecho en el Cartagonova, y terminaba el playoff que nos tenía que ascender con tres partidos perdidos de cuatro jugados; seis goles encajados y tres marcados. Otro año más en la B. Si, la B de basura.

Y al día siguiente, ahí estaba. Esa sensación de conformismo, de bueno pues el año que viene lo intentamos otra vez. El aquí no ha pasado nada…el todos son muy buenos, vamos a empezar a hablar de renovaciones, renovemos a todos, los que se van por favor no te vayas que eres maravilloso.

Las bromas en nuestra versión empezaron a partir de la trabajada victoria en Melilla en la J27. Empate ante el Sevilla Atlético en casa, nos pasa por encima el Sanluqueño, empate (y gracias) contra un Villanovense casi descendido en casa, se vuelve a caer en Badajoz, y te empata en Cartagonova el que posiblemente fuera el peor Murcia de la historia. Volvemos a hacer el ridículo en Ibiza y eso si, se le gana a un Ejido deshauciado que viene a Cartagena de vacaciones, pensando más en la fritura en el Club Naútico que en el balón. Se saca un poco la cabeza (no se puede perder siempre), ganando a San Fernando y Marbella. Y de nuevo, vuelta al esperpento en Talavera. Resultado, llegar segundos por que los demás, y los demás fueron Melilla y Badajoz, fallan…con mas regularidad de estos habría incluso peligrado incluso la clasificación. Un esperpento de segunda vuelta a sumar al desastroso playoff donde unos críos te destrozan en Madrid y la seguridad de la Ponferradina te pasa por encima casi sin sudar, sólo manteniendo la distancia al estilo del boxeador que se sabe superior y espera la puntuación de los jueces. Y el resultado es que hay que renovar a la práctica totalidad de la plantilla. La broma. Y es que en Cartagena parece ser que To er mundo é güeno.

Entonces; ¿dónde quedó el desastre de mitad de temporada se ha hecho? ¿dónde la autocrítica? ¿dónde la petición de responsabilidades por el fiasco?

De los últimos quince partidos, se ha hecho bueno uno. El del Castilla y por las circunstancias que fueron, un total espejismo.  Casi toda la segunda vuelta y los playoff hemos sido un desastre. ¿Declarado el estado de conformismo?

En mi opinión, hay muchos jugadores que son muy buenos jugadores pero que su ciclo aquí está más que acabado; en concreto el grupo que llegó la primera temporada completa de la B&B,  jugadores que llevan tres años intentado el asalto al ascenso con sucesivos fracasos. Sumemos a estos un grupo de jugadores de calidad indiscutible, pero que por el motivo que sea, el renovado entrenador no confía ni cuenta con ellos, y aun así, se pide la renovación y continuidad de los mismos, o jugadores que juegan en posiciones que no existen en el esquema de Munúa. Pedir o renovar a estos sí que es una  broma.  A esto sumemos los que desaparecieron en la segunda vuelta, aún dentro de su infinita calidad…no quiere decir que sean malos jugadores, (al contrario) es que debemos reiniciar proyecto después de tres intentos fallidos. A partir de aquí, sólo tres o cuatro jugadores deberían tener cabida en el nuevo proyecto. Por el contrario, se pide la continuidad del 80% de la plantilla. ¿dónde está la cámara?

Montar el segundo trienio y volver al desafío, crear la fórmula desde cero. Sin ninguna duda Paco Belmonte y Manolo Breis son capaces de hacerlo, ya lo han hecho antes, y muy bien, el construir un gran equipo desde cero. Reíniciese entonces y ataquemos otro trienio reestructurado para asaltar el ascenso, salgamos del círculo del conformismo. No nos convirtamos en los ingenuos útiles de Summers de los que se reía el espectador, no volvamos a caer en la broma de lo fácil, en la risa contagiosa.

Tanto éxito tuvo “To er mundo é güeno” que el proyecto tuvo dos secuelas; To er mundo é ..¡mejó! (1982) y To er mundo é ..¡demasiao! (1985)

Parece ser que nosotros tenemos en marcha nuestra propia secuela del efesé 2018/2019. Y eso que la primera tuvo bastante poco éxito.

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más BlogEfesista