Conecta con nosotros
logo

Entrevistas

Drahovsky: " Mi prioridad es seguir en España el año que viene"

Tomas Drahovsky (Stara Lubovna, Eslovaquia). Veinticinco años. Es el menor de tres hermanos. Se confiesa ídolo de Daniel Ibañes, Ricardinho y Falcao. Su padre fue futbolista profesional. Ha sido elegido repetidas veces mejor jugador de fútbol sala de su país, y en menos de un año se ha ganado el respeto del fútbol sala nacional.

 
Draho1
 

Efesista.es: No podemos darte la enhorabuena por el resultado, pero al menos sí por el gol que marcaste. ¿Por qué vimos al equipo tan agarrotado sobre todo en el primer tiempo contra Peñíscola? ¿Notasteis cansancio tras la Copa de España?

Drahovsky: No lo sé exactamente, pero creo que los problemas no fueron físicos sino mentales. Después de la Copa y las vacaciones estuvimos incómodos en la pista, no fuimos capaces de atacar bien, de jugar como equipo.

Juan Carlos Guillamón estaba muy enfadado tras el partido. Dijo que todo el trabajo táctico y los vídeos que habíais visto durante la semana no habían servido para nada.

Es cierto, creo que fue un problema de concentración. No hicimos lo que habíamos hablado antes del partido ni lo que habíamos preparado durante la semana. Ante un equipo como Peñíscola teníamos que ganar para seguir en puestos de playoff. En los cinco partidos que quedan si queremos acabar entre los ocho primeros hay que ganar este tipo de partidos.

Drahovsky pasea con las manos en los bolsillos y una sonrisa en la boca por el centro comercial que hay cerca de la casa que ha estado compartiendo con otros jugadores de Plásticos Romero. Allí lo conocen y él se mueve como el que pasea por su casa. Pide en un perfecto castellano un café con leche y una empanadilla de atún.

Si no te importa queremos conocer un poco mejor a Drahovsky. Naciste al Norte de Eslovaquia muy cerca de la frontera polaca…

Sí, está a quince kilómetros de la frontera con Polonia y es todo lo contrario a vivir en esta parte de España. Donde yo nací es una de las zonas más montañosas de centroeuropa, y la temperatura en invierno no tiene nada que ver con la de aquí… Imagínate que allí lo normal es estar bajo cero, con un metro de nieve y vestir muy abrigados. A veces eso lo echo de menos pero no mucho, la verdad porque el invierno aquí es más cómodo.

Vimos que tu familia vino a visitarte y estuvisteis en la playa. Son escenarios totalmente opuestos así que imagino que notarían un gran cambio.

Era final de Octubre y había muy poca gente en La Manga, pero para nosotros era un clima perfecto para estar en la playa. Espero que vuelvan pronto para repetir la experiencia, porque el verano sí que es demasiado caluroso para nosotros. Entiendo por qué la gente duerme la siesta en verano, es muy difícil estar fuera de casa a esa hora. De hecho los jugadores preferimos jugar cuando no hace tanto calor.

¿En tu país empezaste a jugar al fútbol sala desde pequeño?

No, de hecho no empecé a jugar hasta los diecisiete, porque antes jugaba al fútbol (curiosamente Rahali hace unos días nos contaba lo mismo cuando lo entrevistamos) y también probé con otros deportes individuales como el squash. Luego empecé en la liga local a jugar futsal.

Tres meses después de nacer tú, Checoslovaquia se separó en los dos paises que ahora conocemos. ¿Qué recuerdos tienes de tu infancia o tu familia relacionados con ese proceso?

Era muy pequeño, no tengo muchos recuerdos al respecto. Cuando era joven jugué en un equipo de la República Checa, y antes es verdad que había más rivalidad pero en la actualidad ya no. Somos dos pueblos hermanos.

Saliste de casa y te fue bien cosechando éxitos en el Slov-Matic y el Eto Raba Gyor. Muchos reconocimientos individuales y títulos colectivos. Ahora, tras esta gran temporada de debut en España, ¿qué objetivo te pones para el futuro?

Sólo pienso en mejorar más y más. Siempre he sido ambicioso en mis anteriores clubes y ahora aquí igual. Trabajo para continuar con mi progresión, ser mejor jugador y hacer mejor a mi club. El dinero no fue mi prioridad al venir aquí, (en ese caso estaría en Kuwait o Qatar) sino jugar en la mejor liga,que era mi sueño. A lo mejor cuando supere los treinta años pensaré de otro modo, pero con veinticinco años antepongo la experiencia de jugar aquí a una oferta económica mayor.

¿Qué tipo de problemas hubo en el equipo Húngaro el verano que fichaste por Cartagena?

Ya en el mes de Diciembre anterior estuve a punto de venir a equipos como Burela, Peñíscola o Levante. Cuando salí del equipo en verano hubo problemas económicos porque iban unidos el equipo de fútbol y el de fútbol sala. Cambiaron el equipo directivo. Por suerte han podido arreglarlo, recuperarse y que el equipo esté ahora en la final four.

En Hungría coincidiste con Marcos Angulo (ahora entrenador de Peñíscola). ¿De qué hablasteis el pasado viernes cuando os volvisteis a encontrar?

Marcos es como un padre para mí, es verdad que hablé con él después del partido y también antes. Hablamos de cosas normales del futsal, de qué está pasando en Hungría, de cómo está él en Peñíscola, de si estoy feliz en Cartagena.

Cuidado, seguro que te quiere llevar con él. ¿Te ha ofrecido Plásticos Romero la renovación de cara al año próximo?

Bueno, exactamente no tengo una oferta. Pero sí estamos hablando sobre la temporada que viene. Creo que todos necesitamos conocer la propuesta del club y saber qué va a pasar con algunos jugadores. El club debe definir el objetivo por el que vamos a competir, si por la permanencia, por los playoffs o por meternos lo más arriba posible.

¿Es tu prioridad seguir en Cartagena? Cuál es tu condición para seguir aquí?

Mi prioridad es seguir en España. En Cartagena me siento muy cómodo porque conozco el club, la ciudad y los jugadores. Pero todavía no sé que pasará y si no sigo aquí espero al menos quedarme en el país. He hablado con el entrenador y con Roberto Sánchez sobre esto, y estamos pendientes de lo que a su vez hable Roberto con Juan Fernando Romero. Están en contacto con todos los jugadores y sabemos que la intención es mantener a la mayor parte del equipo.

El equipo ha perdido los tres últimos partidos. ¿Este tipo de negociaciones afectan a la plantilla hasta que se acabe con la incertidumbre de las renovaciones?

Sí, claro. Todos los jugadores quieren saber qué va a pasar con su futuro y si van a seguir aquí la temporada próxima. Si sabes lo que va a pasar después de verano te sientes mejor, más cómodo y despreocupado para jugar, que no cuando estás buscando otro sitio donde ir o negociando un contrato.

¿Cuando decías que mentalmente no habíais estado bien en el último partido entonces también te referías a este aspecto?

No, creo que influyó más la desconexión por la Copa de España que las negociaciones. No estábamos lo suficiente concentrados, bajamos el nivel y necesitábamos volver a la realidad para centrarnos en buscar la victoria.

¿Cómo fue tu experiencia como aficionado en la Copa una vez que nos eliminaron?

Estuve todo el fin de semana en Madrid viendo el campeonato y disfruté mucho. En la UEFA Futsal Cup también había estado en grandes escenarios, pero esta Copa fue especial por el número de espectadores, que es muy dificil conseguir en cualquier lugar del mundo. También por ver a Ricardinho desde la grada, aunque también puedo disfrutar enfrentándome a él pero no es lo mismo. (Nos confiesa que vienen unos amigos suyos desde Eslovaquia para ver el partido contra Inter dentro de dos jornadas).

¿Cómo son las relaciones dentro del vestuario? A ti te vemos siempre con José Carlos, luego hay un grupo de brasileños, otro de jugadores de la Región…

Es normal que haya gente con la que te lleves mejor que otra, pero no hay grupos cerrados. La gente de Murcia comparte coche para los entrenamientos muchas veces, pero por ejemplo con la gente de Brasil paso mucho tiempo, compartimos piso, quedamos por la ciudad a tomar un café o cenar. En los entrenamientos y fuera somos un sólo grupo.

José Carlos seguro que habrá aprovechado su condición de maestro, anfitrión y traductor para gastarte alguna broma…

Ya sabes, en cada país que llego lo primero que me enseñan son siempre las palabras peores. Así que me sé todos los insultos en español, brasileño, húngaro… La verdad es que con José Carlos estoy encantado y le estoy muy agradecido porque él y el fisio eran los únicos que hablaban en inglés y me ayudó mucho al principio cuando más lo necesitaba tanto en los entrenamientos como fuera.

Él se caracteriza por hablar mucho dentro de la pista. ¿Lo ves como un futuro entrenador?

Posiblemente sí, la verdad. Pero es una característica que he notado en los jugadores españoles. Hablan mucho en la pista. Más de lo que estoy acostumbrado.

¿Alguna otra característica significativa que te haya llamado la atención en España? ¿Alguna costumbre chocante?

En general es verdad que la gente habla mucho, y muy alto. En Hungría siempre sabíamos quién es español porque suele ser el que más grita. Los italianos por ejemplo mueven más las manos, es fácil diferenciarlos. También me costó acostumbrarme a cenar tarde, yo solía cenar e irme a la cama mucho antes.

¿Cuál es el primer recuerdo de la semana en la que llegaste a España?

Sin duda, el buen tiempo. También que la gente es extremadamente amable. Todo el mundo intentó ayudarme mucho desde el principio a pesar de no hablar ni una palabra. Creo que la gente española es muy abierta en ese sentido.

La competición no nos da un respiro y el próximo compromiso es contra Santiago. Ellos llegan tanto o más necesitados de puntos que nosotros para evitar el descenso.

Los dos equipos hemos perdido en la última jornada y llegamos con la necesidad de ganar los tres puntos. Ahora tenemos a Aspil sólo a dos puntos. El equipo que mejor controle la ansiedad y juegue tranquilo tendrá mucho ganado.

En este partido una desventaja puede ser la distancia y el largo trayecto en autobús. ¿Cómo son estos desplazamientos desde dentro?

Sí, es una desventaja. Obviamente dormimos todo lo que podemos cuando viajemos de noche y luego suelo jugar a las cartas con los brasileños. Oímos música, sobre todo las que nos ponen José Carlos y Rahali.

¿Cuál va a ser la clave para entrar entre los ocho primeros?

Para mí todo pasa por ganar el próximo partido en Santiago y sobre todo el más importante contra Aspil. Ese partido vale seis puntos. Si ganamos esos dos y también el de Gran Canaria creo que es más que suficiente. Creo que debemos mirar hacia arriba en la clasificación incluso luchar por el séptimo puesto porque nos beneficia ser ambiciosos. Sería muy bonito optar a un cruce con el Pozo en los playoff y soñar con hacer algo bonito.

¿Sientes que el entrenador confía más en tí ahora que cuando llegaste?

Creo que sí. Ahora tengo más minutos que al principio de la temporada, incluso empezando de titular. También es normal porque al principio nadie me conocía ni sabía qué nivel podía ofrecer. También estuve lesionado tres semanas y empecé a coger ritmo sólo una semana antes de la liga.

¿Entendiste la decisión de sentarte toda la segunda parte en el partido de ida contra El Pozo? ¿En plantillas tan cortas ves arriesgado castigar a un jugador por errores puntuales?

Es verdad que no lo entendí, pero es una decisión que hay que respetar. Me sentí muy triste en ese momento porque además fue el día de mi cumpleaños. No lo hablamos después pero el entrenador tomó esa decisión y ya está. Era mi primer gran partido en España, contra el máximo rival y televisado, pero somos profesionales y hay que respetar las decisiones de los técnicos. Creo que después he seguido trabajando y aunque en ese momento me sintiera realmente mal, me dije a mí mismo que no me debía afectar y tenía que seguir para adelante para jugar más partidos como ese.

Te hemos visto jugar en prácticamente cualquier posición del campo y usando ambas piernas. Esa versatilidad de lo que antiguamente era un jugador «universal» es muy difícil de encontrar hoy en día, pero ¿tú donde prefieres jugar?

En el pasado en otros equipos he jugado de cierre, de pívot cuando ha hecho falta y sólo me ha faltado jugar de portero. Pero prefiero jugar de ala, sinceramente, es mi posición natural y trato de usar ambas piernas para ser más peligroso.

Drahovsky aparece esta semana (una vez más) entre los mejores goles de la jornada. Enhorabuena porque aparte de un reconocimiento personal, es muy bueno para el club de cara a imagen y difusión mediática.

Gracias, es verdad que marcar siempre está bien pero si además es un gol bonito sé que se va a ver más y es bueno para el club también.

Para acabar, de uno a diez. ¿Cuál es la probabilidad de repetir esta entrevista el año que viene?

Diría que un cinco. Estaré encantado de repetirla y volver a Cartagena tanto si juego aquí como si no. La verdad es que todavía no sé lo que pasará, sólo que me quiero quedar en España.

 
 
Draho2
subir draho

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Entrevistas

logo