Conecta con nosotros
logo

FC Cartagena

Elady, un jugador del que hablaré a mis hijos

FB IMG 1619611314781

 

FOTOS: Andy Céspedes / FC CARTAGENA 

Soy una persona bastante impulsiva y pasional, no sé si es la mejor manera de encarar la vida, pero sin duda alguna te lleva a vivir ciertas experiencias que más tarde te sirven para no arrepentirte de ser así. Si a este carácter le añades ser aficionado al fútbol y del equipo de tu tierra, la madre de las pasiones, todo se multiplica. Siendo así, es imposible que no me llame la atención la figura del jienense Elady Zorrilla, ese atacante tan ‘especialito’ que lleva 3 años vistiendo la albinegra del FC Cartagena. 3 años que se sienten como 10, porque en este corto periodo de tiempo, nos ha dado tiempo a vivir de todo en esta relación entre club, jugador y afición. Un jugador al que hemos amado, hemos odiado y hemos vuelto a amar. Siempre lo pienso, si en Efesista hubiésemos estado listos y rápidos, habríamos filmado un documental al estilo Netflix desde el momento en el que Elady estampó su firma con el Efesé y tras vender semejante pieza a alguna plataforma digital (porque, seamos sinceros, tendría más morbo y chicha que cualquiera de estos que ha sacado recientemente el Real Madrid o Sergio Ramos), estaríamos siguiendo a nuestro Cartagena desde una isla paradisíaca, sufriendo como todos este año, pero de una manera más llevadera.

Hace apenas 3 años, Elady Zorrilla defendía la camiseta del máximo rival, el Real Murcia. Tras concluir su contrato con los pimentoneros, el atacante nacido en La Puerta de Segura decidió cambiar el cálido clima y el trato afable que tenemos en la Región por la fría Polonia, para unirse al KS Cracovia donde encontró la que hasta el momento era la oportunidad de su carrera; los jugadores españoles suelen estar bien valorados en el país polaco y las posibilidades de jugar competiciones europeas no eran tan remotas. Sin embargo poco tardó Elady en arrepentirse de su decisión, el clima frío incluso en verano o la tremenda dificultad del idioma local hicieron que el andaluz se lo replantease. Ahí estaba Manolo Breis, que nunca sabes cómo, pero cada noche que sale se lleva a la más guapa. El directivo albinegro convenció a Elady, le ‘rescató’ del club del sur de Polonia y lo trajo para sustituir la marcha de Hugo Rodríguez, otro extremo que había enamorado a la grada cartagenera. Pocas horas después el Cartagena colgaba un vídeo de pobre calidad que Elady les había mandado ya montado en el avión de camino a España, no se lo pensaron y cogieron el vuelo más tempranero que había, como comentó el jugador en una tertulia unos meses después. No arrancó bien su estancia en Cartagena, le costó entrar en el conjunto de Munúa, se le veía nervioso y ansioso por demostrar, el uruguayo optó por introducirle gradualmente desde el banquillo durante un par de partidos y ahí empezó a gestarse ‘el bicho’. Ocho minutos le bastaron a Elady ante el Almería B para hacer un doblete, tras eso, pocas cosas le iban a parar. Un ascenso malogrado, un verano infernal donde buscó forzar su salida a Segunda, una renovación, una pandemia, un ascenso, otro nuevo verano con dudas sobre su continuidad, un debut en Segunda y un primer gol en la categoría de plata con una celebración para la historia.

Elady Zorrilla cumplió el pasado fin de semana la cifra de 100 partidos defendiendo la camiseta del FC Cartagena. 100 partidos y una cantidad de estadísticas que ni sé ni vamos a recordar ahora mismo porque seguro que son buenas, pero no hay estadística que pueda transmitir más que las imágenes y los recuerdos… Ese doblete en un visto y no visto al Almería B, ese gesto tocándose las partes nobles en Nueva Condomina mientras miraba a la afición rival, ese aliento bajando del autobús para animar a los miles de albinegros que esperaban la llegada al Cartagonova, ese gol inicial y celebración con sangre en los ojos ante el RM Castilla para comenzar a obrar una remontada épica en PlayOffs, ese abrazo con Munúa en vestuarios, esa expulsión ante la Ponferradina donde preso de la frustración nos dejó con uno menos y casi sin opciones, aquél penalty que anotó en la mágica noche en Málaga que por fin nos devolvió a Segunda, esa foto con Paco Belmonte en Pinatar Arena el pasado verano donde prácticamente se confirmó su continuidad, su primer gol en Segunda División ante el Lugo el cuál celebró llorando a lágrima viva y recordando lo que le costó llegar ahí, esa celebración con la marítima en Ponferrada donde ya estaba como pez en el agua en la categoría o, lo más reciente, esa aparición cuando más lo necesitaba la escuadra, con ese penalti convertido en Las Gaunas con su carrerilla típica para dar la victoria al Cartagena y sacarlo de descenso… Un momento, querido lector cartagenero, ¿ves esa piel de gallina que tienes que tener ahora en tu brazo? Exactamente eso es Elady Zorrilla. El puto Elady Zorrilla.

Este mes de junio Elady vuelve a acabar contrato, lo normal y siguiendo con la tradición de todos los veranos, es que no sea una situación fácil. El Cartagena sigue aún preocupado por mantener la categoría, no saben en qué división jugarán la próxima campaña, las renovaciones están aparcadas, y la temporada del andaluz no ha pasado desapercibida. Obviamente lo querré en mi equipo, a pesar de que desde hace unos años he perdido prácticamente cualquier apego que le pueda tener a algún jugador que vista la albinegra, con Elady no me pasa eso. No sé qué le motiva, si de verdad se siente identificado con el FC Cartagena, si le motiva seguir ingresando un buen contrato o llegar a competir lo más alto posible, pero de lo que estoy muy seguro es que mientras el ’11’ albinegro siga siendo suyo, voy a estar convencido de que estamos bien defendidos y de que tenemos a un jugador en el campo con el cuál podemos ir a la guerra, porque estaremos en buenas manos. No me cabe duda de que será uno de esos pocos jugadores con los que les daré la tabarra a mis hijos en un futuro, pues cuando escucho hablar a mayores de los ídolos futbolísticos de su juventud, todos destacan la entrega, calidad y carácter que tenían su jugador predilecto, adjetivos que Elady lleva en el ADN.

Al andaluz le queda, al menos, escribir otro capítulo más en su historia como albinegro. Durante los siguientes 30 días, el Cartagena jugará una «mini liguilla» a 6 jornadas donde buscará, como poco, conservar el puesto que ocupa actualmente en la clasificación de la Liga SmartBank, pues eso supondrá que se ha conseguido el objetivo de la salvación.

Salud y Efesé.

FB IMG 1619622719285

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más FC Cartagena

logo
error: Este contenido está protegido !!