51622463599 cbca7d4769 c

Los goles de la memoria

Hay goles grabados a fuego en nuestra memoria. Hay goles que los equipos marcan casi de memoria. Siempre nos quedará el segundo palo, o cierta jugada de estrategia. También hay goles que nos gustaría olvidar o directamente no haber vivido. Lo que parece claro es que la memoria, por sí sola no marca los goles.

Cada año cuando Cartagena y Murcia viven el derbi regional sobre el parqué afloran los recuerdos, la melancolía, la nostalgia y la añoranza de algún tiempo pasado, no siempre mejor.

Con el transcurso de las décadas el saco de recuerdos se hace mayor, pero crece en vano y de forma estéril. Al final cuando el balón echa a rodar sólo vale correr más que el eterno rival, estar más inspirado en cada decisión y (triste cantinela del deporte actual) cometer menos errores que el contrario.

Pero ¿y si la memoria sí metiera goles? ¿Qué pasaría si los recuerdos se pusieran la elástica de uno u otro equipo?

Con toda probabilidad empezaríamos el partido con susto, porque lo primero que suele aparecer al mirar atrás son los datos estadísticos, y ahí, en un primer vistazo ElPozo parte con ventaja. No nos vamos a poner a escudriñar los datos, no son estas líneas para eso. 0-1, gol tempranero de los murcianos.

Pero Cartagena es sinónimo de perseverancia, de reinvención, de resistencia. Este primer zarpazo de la memoria sólo puede espolear la moral melonera, hacer que las tripas se remuevan y si aceleren las pulsaciones. Hay que empatar, vamos a empatar pronto, a poco que pensemos que la mayoría de las victorias charcuteras fueron en otra época cuando el que manejaba la batuta estaba en el otro banquillo. Ahora Duda dirige la orquesta desde Cartagena y muchos de los que antes ganaban desde el otro bando, ahora defienden los colores de Jimbee. Empate, no podía ser de otra manera, a balón parado.

El partido trascurre igualado, con ocasiones para unos y otros. Ahora uno recuerda un gol de Javi Matía, ahora otro recuerda el de Paulo. Que si los títulos son de ellos. Ya, pero nosotros jugamos en casa. Que si “la bombonera”. Que si el Palacio. Que si la clasificación es engañosa.

Vamos a llegar igualados al final de los cuarenta minutos. Y con la grada apretando. Debajo de las mascarillas se adivina la tensión, pero también alguna sonrisa: Portero jugador. Es la hora de los valientes, y a eso no nos van a ganar. Lo dice la memoria y lo dice el presente. Ningún jugador ahora mira al pasado, a pesar de que muchos lo tienen muy presente en la camiseta de enfrente. Porque si la rabia contara, si sólo dependiera de reivindicarse y apelar a la justicia histórica ganábamos de goleada.

Último minuto. La memoria a corto plazo también juega. La que ha traido a un patrocinador de la tierra, la que se ha topado con una pandemia con la que nadie contaba y a pesar de eso no ha podido arrebatar la ilusión de los que están en la grada. El recuerdo de los que no están y no pudieron ganar. Pero también el orgullo de los que permanecen contra viento y marea.

Agónico, con el último aliento llega el gol de la victoria. Un 2-1, como hace veintitrés años. A ver lo del distanciamiento social aquí cómo lo explicamos, porque toca celebrarlo. Toca disfrutar de que Cartagena sigue honrando su memoria y ahora Jimbee manda en la región… Por lo menos hasta que empiece el próximo derbi.

Sobre Sergio Alonso

Comprobar también

IMG 20220122 191006

Buen arranque en la Eurocopa para los jugadores del Jimbee Cartagena

Balance positivo con un empate y dos victorias para los internacionales meloneros. La Selección Italiana, …

51676973161 0bd08e6ed8 c

DISPONIBLES LOS ABONOS DE LA SEGUNDA VUELTA

Jimbee Cartagena prepara la segunda vuelta con el lanzamiento de los nuevos abonos de temporada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!