Conecta con nosotros
logo

Cartagena FS

Palacio de los Deportes: el horror a octubre de 2018

Palacio de los Deportes: el horror a octubre de 2018

El pasado sábado Cartagena asistió a la inauguración del renovado Palacio de los Deportes con motivo del debut del proyecto de Jimbee Cartagena en casa, contra Osasuna Magna con el feliz desenlace de 9-6. El aspecto de la pista principal era excepcional, con el tapete azul instalado por TVE luciendo sobre ella y con un partidazo en la cancha. Los 1.500 espectadores presentes disfrutaron de una obra aparentemente concluida y de una visión excepcional desde una de las cerca de 5.000 butacas que pueblan la instalación deportiva más importante de la trimilenaria.

Efesista tuvo la oportunidad, a propósito del programa “5 en pista” el pasado lunes por la noche, de hacer un recorrido completo por los pasillos de la gigantesca construcción comenzada en octubre de 2006 y constatar que la finalización de los trabajos dista mucho de estar cerca.

Estado de la entrada al Palacio de los Deportes en un día de lluvia ligera.

El “Palacio de los Horrores”, como calificó el ex-alcalde José López, presenta numerosas deficiencias aún a día de hoy. Nos recibe un día ligeramente lluvioso y, a la entrada del edificio, se forman unos charcos casi imposibles de evitar en la zona más cercana a la misma. Curiosamente, los alrededores son la zona con más problemas en este aspecto: de la cubierta cae agua sin cesar, lo que anega los aledaños de la construcción.

La pista principal, la que pudo disfrutar el pasado domingo todo cartagenero, se encuentra en mejores condiciones. El recién instalado parqué permite que el balón bote y que el deportista tenga una sensación de comodidad. Además, se pretende instalar en breve dos videomarcadores que le den una visibilidad mejor al público. Sin embargo, hay algunos detalles que llaman la atención: los focos no tienen un carril que permita a un trabajador desplazarse por él en caso de tener que sustituirlos, por lo que si uno de ellos no funcionara a la perfección habría que contratar una grúa para poder cambiarlo, con el gasto asociado que ello acarrea.

Aspecto de la cancha principal, con el recién colocado parqué. La gimnasia rítmica cartagenera ya se entrena sobre el mismo.

Aspecto de la pista principal desde el fondo.

Jimbee ha instalado, en la zona privilegiada, un palco VIP, con el escudo de la ciudad y el del equipo de fútbol sala. En su interior, además, presenta un antepalco de grandes dimensiones.

Aspecto del palco VIP del palacio, donde el equipo de Efesista grabó un especial “5 en pista” que emitió este martes, con la presencia de Eka como invitado de lujo.

La cancha no dispone de cabinas de prensa para los medios de comunicación ni de ningún lugar habilitado para ello en el diseño original, por lo que se han tenido que adaptar tomas de corriente e internet en la zona. Jimbee, además, ha pintado la zona de rojo, con lo que la estancia en la zona es bastante agradable.

Nuestro horror comienza, sin embargo, cuando nos dirigimos a las zonas inferiores del edificio. Visitamos en primer lugar el aparcamiento, donde aún se conserva el desinstalado parqué de los conflictos. Al tocarlo, se aprecian las irregularidades en su morfología, desigual y con rugosidades. En este parking ya es conocido que los autobuses no pueden entrar: la rampa exterior presenta una inclinación excesiva y la parte delantera de los mismos choca con el suelo, por lo que han de permanecer en dicha rampa durante la celebración de los eventos.

Detalle del parqué retirado, conservado actualmente en el sótano del pabellón.

 

Puerta del aparcamiento del Palacio de los Deportes de Cartagena.

Dentro de los más de una decena de vestuarios que presenta la instalación, durante nuestra visita tenemos acceso a unos pocos. El del equipo local presenta un aspecto renovado. Amplio, con grandes zonas para cambiarse y un hueco importante donde llevar a cabo los ejercicios de fisioterapia, tiene espacio de sobra para lo que necesita un conjunto de División de Honor de Fútbol Sala.

Vestuario local, preparado para el partido.

El del conjunto visitante es también enorme, con las mismas facilidades que el del conjunto de casa.

Vestuario visitante.

En nuestro recorrido por las estancias inferiores de la instalación, entre los vestuarios, apreciamos cómo hay zonas sin acabar, cuyo pintado se detuvo a mitad de altura. La falta de instalación de un falso techo supone que queden al aire estas estructuras, con el deficiente impacto visual que esto genera.

Detalle del techo de uno de los pasillos inferiores del Palacio de Deportes de Cartagena.

Hay dos habitaciones más de un tamaño considerable en la planta sótano: una sala de prensa diáfana, donde aún no hay más que las cuatro paredes y conexiones a luz e internet y otra sala de tamaño considerable, también sin amueblar, apropiada para llevar a cabo reuniones de diferentes asociaciones deportivas.

En dicho sótano, llama la atención la presencia de varios espacios cuya utilidad aún se desconoce desde la propia Concejalía de Deportes del Ayuntamiento. En primer lugar, una estancia inmensa, en cuya construcción se situaron pilares en la zona central, lo que dificulta la práctica deportiva. Asimismo, la sonoridad es más que defectuosa, debido a que no se instaló un falso techo, y la pintura simplemente llega hasta dos terceras partes de la altura de la sala. El objetivo es habilitarla para la práctica de pilates y yoga.

Estancia situada en el sótano del edificio, sin uso actualmente. Se pretende habilitar como sala de yoga y pilates.

Al lado de la anterior y, separada por un estrecho pasillo y una cristalera abierta a la calle, se encuentra otra habitación gigantesca (de unos 60 metros de largo por quince de ancho). Al igual que en la ya vista, se repite el patrón de que su pintura se quede situada hasta las dos terceras partes y no haya presente un falso techo. Se desconoce aún el uso que este habitáculo pueda tener en un futuro.

Aspecto de la sala anteriormente descrita, sin ningún uso futuro previsto.

Entre las dos estancias se encuentra una cristalera abierta al exterior, donde la suciedad de la calle se ha depositado en el fondo de la misma, dejando un aspecto triste. La limpieza de ésta es muy complicada, pues se sitúa varios metros por debajo del nivel de la calle.

Suciedad en la zona entre las dos salas anteriores.

Continuamos nuestra visita por las pìstas anexas a la principal, separadas por una pared y una cristalera de la misma. En ellas entrena la cantera del Jimbee Cartagena Fútbol Sala, además de practicarse otros deportes. Ambas presentan una portería de balonmano y una de fútbol sala y una deficiencia muy llamativa: los focos están colocados detrás de la grada, por lo que la portería más cercana a ésta queda ensombrecida debido a la pared. Esto provoca una clara deficiencia de luz entre ambas zonas de las canchas.

 

Pistas anexas a la principal, sin luz en una de las porterías.

Subiendo de nuevo a la planta baja, se aprecian detalles notorios que denotan la falta de cuidado en la realización de las obras: mientras que el ascensor no funciona, el pasamanos de las escaleras está situado a la inversa, lo que dificulta a una persona de movilidad reducida el acceso al mismo. No solo eso, sino que al final del mismo no tiene la altura suficiente para que los individuos puedan agarrarse, por lo que el descenso es prácticamente imposible para alguien impedido.

Pasamanos situado al revés.

Pasamanos situado a baja altura, lo que impide a una persona inhábil poder agarrarse a él.

Otro de los aspectos curiosos es cómo están colocados los servicios dentro de los vestuarios. Ninguno presenta techo cerrado y la extracción para los malos olores se encuentra totalmente al aire libre.

 

Ya en el piso de arriba se sitúa el lugar donde tenía previsto instalarse la cafetería. A una tremenda falta de luz de la calle y a una instalación eléctrica más que sorprendente, con cables colgando del techo y colocándose entre las distintas luces de alto consumo, se suma la presencia de las ya conocidas púas, situadas por todos lados en la pared. Es notable destacar que estas púas no solamente se encuentran en esta zona, sino que son parte ambiental de toda la planta superior del edificio.

Aspecto de la cafetería.

Tremendamente llamativo es también que la zona donde iban a ser instalados los baños se encuentre justo detrás de donde estaba previsto colocar la barra, con las presumibles consecuencias de malos olores. Esta habitación continúa sin destino claro y sin ser pintada.

Baños de la cafetería, situados justo detrás de la zona de la barra.

Las oficinas del personal se encuentran situadas cerca de esta zona. No tienen luz natural, por lo que el gasto en iluminación es muy alto. Se encuentran en plena construcción, pero se estima que en muy breve período de tiempo puedan ser utilizadas.

Oficinas del personal de la Concejalía de Deportes.

Las púas en la pared merecen un capítulo aparte. A continuación, varias fotos que muestran con detalle lo que pudimos apreciar con asombro durante nuestra visita.

Púas oxidadas en la pared de en frente a las oficinas de la Concejalía.

Detalle de las púas.

Púas en la pared de la cafetería. El tamaño de algunas supera los quince centímetros de longitud.

Por último, visitamos la piscina situada justo adyacentemente a las pistas anexas a la cancha principal. El calor en la estancia es significativo. La piscina principal, de 25 metros de longitud, se encuentra vacía, pues la sala no limpia bien la humedad y estaba provocando la oxidación del techo y de las púas clavadas en el mismo, que traía como consecuencia un goteo de óxido en el suelo. Junto a ella, hay otras dos más pequeñas, una circular y una rectangular, diseñadas para el uso infantil. La altura de las estructuras de hierro que circundan la grada es muy baja. Esto, sumado a que la cristalera anticaídas está situada a muy poca altura, provoca que caminar por la misma sea poco menos que un deporte de riesgo.

Piscina vista desde la grada de fondo.

Los focos vuelven a estar situados detrás de la grada lateral, por lo que la visibilidad en un lado es menor a la del lado contrario. Se prevé que en un futuro cercano se hagan nuevas pruebas para valorar las condiciones de la piscina con el objetivo de comenzar a utilizarla.

Este mes se cumplen doce años desde que se colocó la primera piedra del Palacio de los Deportes de Cartagena y el estado de las obras aún es más que deficiente. El parqué de la pista principal se estrenará el próximo día 21 y las pistas anexas llevan varios meses siendo utilizadas. Sin embargo, presenta aún multitud de deficiencias tanto en sus infraestructuras como en sus zonas interiores y la pregunta continúa siendo cuándo podrá el cartagenero disfrutar de un edificio cuya construcción estaba previsto concluir hace ya nueve años.

3 Comentarios

3 Comments

  1. Berberisco

    10 octubre, 2018 a 20:19

    Es muy triste ver la realidad del Palacio de Deportes de Cartagena. Muchas son las dudas que suscitan, por poner algunos ejemplos, y dejando claro mi desconocimiento sobre el seguimiento a una obra pública:

    – Entiendo que los técnicos del Ayuntamiento deben hacer un seguimiento a las obras cada determinado tiempo, y tomar nota cuando observe cualquier deficiencia.

    – Parece inadmisible que una obra de este tipo haya doblado el presupuesto inicial y multiplicado por 5 el tiempo de construcción. En este punto habría que pedir responsabilidades a los políticos.

    – Como tuvieron la cara dura en su día ciertos políticos y técnicos del Ayuntamiento en recepcionar la obra.

    – Pese a conocer el estado final de las obras, hubo políticos que tuvieron la cara dura de decir que solo habían pequeñas deficiencias, fácil de solucionar. Creo que todos sabemos quienes eran esos cara dura.

    – En fin, sería casi interminable enumerar todas las deficiencias.

    Y para terminar, esto no debería quedar así. Se han gastado muchos millones de €, que salen de los impuestos de todos los cartageneros, y los que quedan por gastar para poder hacer uso de todas las instalaciones, los responsables, que los hay, no pueden salir de rositas. Echo en falta que los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento no se tomen en serio este tema, inclusive se lleve a los tribunales, al margen de las responsabilidades políticas del partido en el poder durante esa etapa.

  2. Pedro Juan

    12 octubre, 2018 a 02:11

    Es una vergüenza… Donde están los principios que debe seguir toda actuación pública?? Esos que deben ser eficiencia, maximización de recursos, etc…
    Lo peor es que los responsables se gastaron muchísimo más dinero de lo presupuestado y los constructores se llenaron los bolsillos, y ahora nadie pide responsabilidades.
    De vergüenza.

  3. Exiliado

    13 octubre, 2018 a 10:31

    Que pena y que vergüenza…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Cartagena FS

cmvc970x90