Conecta con nosotros
logo

Jimbee Cartagena FS

¿Qué fue de… Sergio Rivero?

sergio rivero

Si esta sección se creó para recordar a jugadores que dejaron una huella imborrable en la historia del fútbol sala cartagenero, no podíamos dejar en el olvido a alguien que levantó y dejó con la boca abierta en incontables ocasiones a La Bombonera. Calidad a raudales, mucho descaro y una zurda que era un guante. Un gaditano y ya cartagenero de adopción que puso la guinda al pastel a su intachable trayectoria en la Trimilenaria con el ascenso, la vuelta a la máxima categoría el nueve de abril de 2016.

Sergio Rivero Palomero (Cádiz, 1979) llegó a Cartagena en la 2002-2003, llamándose el equipo Centro Médico Virgen de la Caridad. Un año de sufrimiento en el que para conseguir la permanencia se tuvo que llegar a dos eliminatorias finales. Tras perder con Guadalajara, la última bala se aprovechó frente a La Rozas. Continuó en el proyecto de Polaris y siguió destacando, siendo de los mejores y haciéndose un hueco entre los mejores. La nube de Polaris se acabó y hubo una espantada curiosa. Sergio se buscó las habichuelas y siguió en España, pasando por Valencia, Zaragoza, Granada y China. Finalizó su experiencia asiática y fue una gran sorpresa su vuelta a la que era su casa en 2013. Plásticos Romero apostó por intentar devolver al equipo y a la ciudad donde merecía y lo consiguió, siendo el ala zurdo pieza clave en el ansiado ascenso.

¿Que recuerdos tienes de tu etapa en Cartagena y la ciudad?

Viví los mejores años de mi carrera como jugador en esta bonita ciudad. Me sentí muy a gusto y querido y ha sido una etapa imposible de olvidar. Fue una pena porque no pudimos brindarle a la afición con ningún título. Era algo que se merecían y que intentamos hasta el final, pero por desgracia no pudo ser y tengo una espina clavada con eso.

¿Mejor jugador con el que has compartido vestuario en tu etapa en Cartagena?

He tenido la suerte de compartir vestuario con los mejores jugadores del mundo y podría nombrarte a muchos, pero si me tengo que decantar por uno me quedo con Simi. Tenía mucho talento.

¿Que partido recuerdas con más cariño?

Sin duda, la victoria frente a Lobelle en el última jornada de la primera vuelta. Era mi segunda temporada y nos jugábamos entrar en la Copa de España. Solo valía ganar y salimos a la pista a comernos al rival como siempre. Por suerte ganamos, metí tres goles y nos clasificamos. Fue algo que me sigue emocionando y poniendo los pelos de punta cuando lo recuerdo.

¿Mayor decepción deportiva en Cartagena?

La final perdida frente a ElPozo. Además de un derbi era una final y luchar por ganar un título y ser el primero para el fútbol sala cartagenero en su historia en primera. Fue un varapalo terrible, algo muy duro de asimilar al llegar a nuestra casa, con nuestra gente reventando el pabellón, y con con todo a favor y nuestra mano, perderlo y tener que seguir remando para morir en la orilla.

¿Que jugador era el más bromista del vestuario?

Cuando llegué a la ciudad no conocía nada y Juanjo, un gran portero y persona, me acogió muy rápido. Me lo pasé muy bien con el e hicimos mucha amistad.

¿Cual ha sido el rival más “odiado” al que te has enfrentado?

Si soy sincero, nunca he “odiado a ningún jugador. Si que es cierto que piques hay muchos, tanto con compañeros como con rivales, pero de ahí hasta el punto de “odiar” no.

¿Cual ha sido el mejor rival al que te has enfrentado?

Es muy difícil quedarme con un nombre solo. Cuando llegué a primera división, el fútbol sala que se practicaba era mucho más espectacular que el de ahora y te enfrentabas a muchos jugadores con un nivel similar. Ahora bien, Alemao es una de mis debilidades.

¿Quien era tu ídolo en tu etapa de jugador?

No solo desde que empecé a despuntar como jugador, sino que desde que empecé a ver fútbol sala en la tele cuando tenía 15 años, mi ídolo ya era Paulo Roberto.

¿Quien es el mejor jugador para ti actualmente?

Si comparamos el fútbol sala de hace unos años con el de ahora, es evidente y a la vista está que el nivel ha bajado. No ves jugadores tan espectaculares como antes, pero hoy en día está claro que el que marca las diferencias no es otro que Ferrao. Es el mejor pívot y el mejor jugador. Un goleador del que se va a seguir disfrutando mucho.

¿Una anécdota de tu etapa en Cartagena?

Recuerdo que recién fichado, viajé con el equipo a Rusia para jugar un torneo. Yo era muy joven y estaba integrándome con todo el grupo. Pues bien, estando ya en Moscú, nuestro delegado por aquel entonces, una persona a la cual le tengo mucho cariño (Julio Clemente), se encendió un cigarro en la Plaza Roja y cuando terminó de fumar, tiró la colilla al suelo. De repente y en menos de diez segundos, estábamos rodeados de policías que querían deneterle. Fueron muchas las risas posteriores.

¿A que te dedicas actualmente?

Trabajo en los servicios generales del Hospital Perpetuo Socorro y entreno al juvenil A del Jimbee Cartagena. Estamos en la máxima categoría nacional (División de Honor), luchando por la permanencia. Es mi tercera temporada seguida como entrenador del club, los tres años como técnico del juvenil.

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Jimbee Cartagena FS

logo