Conecta con nosotros
logo

Butaca Libre

Se rompió la tranquilidad

la tranquilidad

Tranquilidad absoluta entre los seguidores del Cartagena desde aquella noche del 19 de julio (fecha oficial, aunque no real, del ascenso) en la que aquella mano de Marc Martínez nos paró el corazón durante un segundo y nos llevó a alcanzar el éxtasis que supone ascender después de varios fracasos consecutivos.

Ahora estábamos tranquilos, pero siguiendo con estupor cuando empieza nuestra liga, si podremos o cuándo podremos ir al estadio y si será liga de 22 equipos, de 24 o vete tú a saber de cuántos.

Solo esta semana el inicio de anuncios de fichajes por parte de nuestro Efesé rompía esa relativa tranquilidad y nos mantenía entretenidos viendo, ante las entradas de nuevos jugadores, quiénes podrían ser también las posibles salidas de la plantilla.

Pero he ahí que un error, tonto, pero error gordísimo, ha creado el malestar más grande entre la afición desde la llegada de los respetados Paco y Manolo al Cartagonova.

¿Y qué es lo que ha pasado que ha encendido las redes sociales y hay tantos aficionados tremendamente cabreados con el tema? Trataremos de explicarlo para el que no conozca toda la historia.

Todo empezó en un derbi en segunda A hace unos años. Isaac Jové, cartagenero, jugador del Murcia. Hasta ahí ningún problema. Llegada del autobús del Murcia al Cartagonova y un ambiente muy caliente, recepción de los aficionados blanquinegros a los jugadores del Murcia con improperios y demás (no justifico nada, solo narro lo vivido) y un par de jugadores del Murcia al bajarse del autobús se tocan sus partes más nobles (seguramente algún picorcillo debió darles a ambos en el mismo momento).

Eso hizo que aquella noticia corriera como la pólvora entre la afición y se calentase el partido sobremanera contra esos 2 jugadores. Todavía recuerdo al idiota con la camiseta del Murcia que se metió entre la afición del Cartagena que allí estábamos y dijo “no rozarme con vuestras camisetas que me dan asco”. Me agarraron entre varios, si no, lo reconozco, perdí los papeles y me hubiese costado un disgusto. Ahora, un trompazo se llevó. Yo estaba allí, no me lo contaron.

Después del partido tampoco gustó a la afición que dicho jugador se paseara por el césped de nuestro templo blanquinegro con una bufanda de nuestro rival. Un jugador sabe de sobra que si existe esa rivalidad, y encima tú eres de la ciudad del equipo al que acabas de derrotar en su casa, hacer eso se considera una provocación. Son las leyes no escritas del mundo del fútbol.

Pero no fue eso lo que más dolió a los aficionados blanquinegros, si no que varios días después, ya en frío todo lo vivido en el partido, dicho jugador hiciese unas declaraciones en prensa escrita contra la afición del Cartagena dejando perlas como “le tenía ganas al Cartagena”, “no me olvido de la última jornada de aquella temporada, con aquella derrota 0-4 contra el Albacete con un rival que se jugaba como el Murcia el descenso” (otro que piensa, equivocadamente que aquel resultado los mandó a ellos a segunda B), “personalmente era una espina que tenía clavada”, “LA AFICIÓN MURCIANA ES BASTANTE MÁS RESPETUOSA QUE LA DEL CARTAGENA”, “mucho más señora la afición murcianista que la de Cartagena”…

Aquello no fue un calentón fruto de un derbi, no. Las declaraciones realizas con posterioridad reflejan un pensamiento real. Vale, lo respetamos. Que usted piense así, aunque podríamos demostrarle que está equivocado (agresión en exteriores de NC a varios aficionados cartageneristas; todos los años en sus visitas a Cartagonova roturas de baños y de butacas cuando curiosamente en la zona que nos ubicamos nosotros en NC nunca se rompe ni una sola butaca; lanzamiento de objetos y rotura de lunas al autobús de los jugadores del Cartagena a su llegada a NC…), pero no puede pretender que ahora lo perdonemos. Ha tenido usted muchos años para ello, para pedir perdón, y no lo ha hecho. Entonces pedirlo ahora ante el revuelo generado a mí no me vale. Lo siento. El respeto se gana, y usted no se ha ganado el mío, señor Jové.

Muchos otros han llegado desde Murcia al Cartagena  y se les ha respetado. ¿Pruebas? Aguilar, actual primer entrenador del filial, murcianista declarado y al que no se le ha cuestionado nada al ser fichado. Jugadores actuales como en etapas anteriores: Santi Jara, Elady Zorrilla, Toché, de Lucas y muchísimos otros. Por no hablar de los mismos gestores de nuestro club, murcianos y totalmente respetados por el conjunto de la masa social del club.

Encima estamos hablando de entrenar al filial, a chavales jóvenes. ¿No respetar al rival son los valores que le vamos a inculcar a nuestros chavales?

Ojalá que esto solo un mal sueño y la absoluta comunión que existía entre club y afición no se rompa por el error que ha cometido alguien (no creo que hayan sido los máximos gestores del  club). No tiene por qué pasar.

Al escudo, se le respeta. Y a la afición, también.

Pencho Angosto

Incondicional del FC Cartagena

Nota: Mientras preparábamos la columna de opinión de Pencho, el propio Isaac Jové y el club han publicado en redes sociales que no va a comenzar el proyecto con el FC Cartagena B.

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EFESISTA

carrots
Zero depilación
ership
Berbois
Belhogar
Anuncio

Más Butaca Libre

logo