Conecta con nosotros
logo

Butaca Libre

Valores

Valores

El fútbol es ese deporte que cada vez es más negocio y menos lo que de verdad importa, la pelota. No es raro escuchar a jugadores decir: “Es un sueño para mi fichar por este gran club –el que sea-“ y a los dos años volver a decir las mismas palabras en otro gran club. Pues vaya sueños que tiene, pienso yo. Es cierto que los valores en la sociedad moderna están de capa caída. Valores como la amistad, el compromiso o el amor –tranquilo, que no me voy a poner romántico- parecen ser de otra época. Esos que a ti te inculcaron tus padres o esos abuelos a los que adorabas. Y en el fútbol esto no iba a ser menos. Los futbolistas se han convertido en productos. En simples mercancías que son movidos a su antojo por la mano que les mece la cuna.

Un jugador de fútbol continuamente se encuentra en el escaparate. Es sometido a examen domingo tras domingo. Ese es su mercado, donde el jugador se muestra al mundo, donde se oferta. En función de su rendimiento sobre el terreno de juego su valor de mercado –llamémosle salario- comienza a oscilar. Un gran rendimiento hace que su valor de mercado suba, y viceversa. Pero sube o baja potencialmente porque aún no cobra conforme a su valor de mercado. En este momento, se produce una situación de desequilibrio. Es aquí cuando aparecen clubes interesados en pagar el precio de mercado que, por rendimiento, correspondería a un determinado jugador. Hasta aquí, fácil de entender. Un elevado rendimiento, despierta el interés de otros equipos y empieza a oscilar el precio de sus servicios. Comienza la subasta pero… ¿y qué hay de todo lo demás?

Cuando digo todo lo demás, hablo de todo aquello que no es dinero. Eso que ofrece el FC Cartagena. Eso que la gran mayoría de clubes de Segunda B no son capaces de ofrecer. Y es que todos sabemos que el club albinegro es una buena plaza en esta categoría. Ya no es solo que pague al día, más que nada porque eso es lo que debería de pasar en todos los clubes y empresas. Es que el FC Cartagena tiene un proyecto a largo plazo y sólido. En el que los jugadores se pueden establecer y echar raíces. Un proyecto en el que luchar por cosas bonitas. Además, el Estadio Municipal Cartagonova es un estadio más propio de la Liga 1|2|3 que de este maldito pozo. Y eso gusta a los jugadores. Y ya no hablemos de la marea albinegra. Porque ellos lo dicen y nosotros lo sabemos. No es lo mismo jugar con 1500 personas que con 7000 gargantas empujando. Y de éstas últimas nosotros sabemos un rato, temporada tras temporada. Y es que el FC Cartagena, como entidad, ofrece mucho más que un buen puñado de euros.

Por lo tanto, a los que estáis pensando en marcharos y a los que podáis llegar a pensarlo en un futuro. Por los motivos que sean, respetables y comprensibles todos. Y también a los que estén por venir. Si, es verdad. Poderoso caballero es Don Dinero. Pero hay tantas otras cosas que no encontraréis fuera de Cartagena… ¡EFESÉ!

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Butaca Libre

cmvc970x90