Conecta con nosotros
logo

BlogEfesista

Volvemos a tener perro

cropped cropped cropped cropped 100 4487fdfdfdf31

En la mitología griega, el Cerbero, también conocido como Can Cerberos, era el perro de Hades; un monstruo de tres cabezas, con una serpiente en lugar de cola y a lo largo de su lomo. Cerbero guardaba la puerta del inframundo en la mitología griega y aseguraba que los muertos no salieran y que los vivos no pudieran entrar. Sólo dos veces dejó de cumplir su misión. En el mundo del fútbol se ha elegido el nombre de cancerbero para designar al jugador que guarda lo más preciado del campo: la portería. Por tanto, el perro guardián es el Can Cerbero, que ha servido para denominar así al portero de fútbol. Aquél que se ocupa de que ningún balón atraviese sus dominios.IMG 20191021 WA0029

El F.C. Cartagena, después de algunas temporadas de puertas abiertas, ha decidido volver a tener perro en su portería. Probó con varios tipos de guardianes, compactos pero indecisos como Limones, rápidos pero difusos como Pau Torres, pero ninguno valía para la guarda. Hasta tuvo la suerte, que no la intención, de que se le escapara un gatinho portugués, ágil pero despistado (realmente, como todos los gatos). Algunos lloraron cuando se les escapó el gato, pero es que a ninguno se nos ocurriría poner a guardar tu puerta, y menos la del Hades, a un lindo gatito (Piolín dixit). Y decidió volver a lo que mandan los tratados (los griegos y los cartageneros); que te guarde la puerta un perro,  y trajo un can. Un CANCERBERO.

Con Marc Martínez en la puerta volvemos a tener perro, y de raza. De la de Paco López o Rubén Martínez, ascendentes en la línea sanguínea del Marc Martínez de ahora, con sus mismos rasgos, de su mismo estándar…volvemos a tener un portero fiable desde que pasó por aquí el ultimo que valía de verdad para este trabajo; Víctor Ibáñez.

De momento Marc esta temporada, al igual que Cerbero, sólo ha dejado dos veces de cumplir su misión; 2 goles en 9 partidos ,592 minutos de imbatibilidad. Al minisevillano Mena, la tarde del 8 de septiembre ante el Sevilla Atlético, fue al último al que El Can dejó entrar al Hades, pasando desde entonces seis partidos y el resto de minutos de ese mismo partido. Pero más allá de números, es la sensación de tenerlo todo absolutamente controlado; voz de mando, postura, posición, atención y dirigir a un equipo desde atrás. Ya vino con experiencia en el puesto desde Huelva donde logró ser el ‘Zamora’ del grupo IV: solo encajó 23 goles en 38 partidos en un equipo que terminó la liga regular en primera posición. Antes de Huelva, ya había trabajado en muchas puertas; cantera del Barça y filiales de Racing de Santander, Deportivo de la Coruña (de aquí viene su relación con el preparador de porteros del efesé,  David Lastra, y parte clave en su venida) y Elche. También por el Logroñés, el Somozas y el Alcoyano, donde jugó la fase de ascenso que le llevó a Onuba, donde hizo los mejores números de la última década en la portería del Decano.

Marc Martínez, cancerbero y perro en muchos sentidos de las palabras, hasta en la más en desuso actualmente; “Hombre tenaz, firme y constante en alguna opinión o empresa”

Cerbero, siempre al acecho, devoraba a quienes pretendían flanquear las puertas de Hades.

Su trabajo era evitar la entrada al inframundo al que no debía entrar.

El de Marc Martínez es hacernos salir del infrafútbol donde no debemos seguir.

Pincha para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más BlogEfesista

logo